Descansar

sábado, 6 de octubre de 2007

ENSAYO WILLIAM OSPINA

LO QUE ESTA EN JUEGO EN COLOMBIA


Nuestro territorio ha padecido numerosas guerras, guerras intestinas que han hecho sucumbir culturas y razas completas.

Desde antes de la nefasta llegada de los europeos a nuestro continente, ya existían dominios, claros y establecidos de culturas dominantes, pero que entre ellas mantenían un equilibrio basado en el respeto, culturas avanzadas como la Inca que conocía médicamente el factor RH de la sangre, ya que sabían identificarla y hacer trasfusiones utilizando sangre de mujeres embarazadas, concepto que solo hasta mediados del siglo XIX, fueron “redescubiertos” y complicadas como la Azteca con un poder militar de increíbles proporciones humanas, buscaban la trascendencia en conocimientos astronómicos y matemáticos corroborados solo hasta mediados del siglo XX dando un significado diferente a “ lo perdido “ que es todo lo que se dejo de aprender y ya no existe por la devastación humana que fue la conquista y colonización de las Américas, la pérdida cultural fue de proporciones inverosímiles y monumentales, solo hasta ahora se entiende el verdadero retrazo que fue la conquista y más aún, el mestizaje no solo con el Europeo sino también con el Africano, que ha significado convertirnos, guardando proporciones y siendo muy gráficos, de un ser especializado multifuncional en la naturaleza, a ser un placton muy pequeño y a la deriva en el mar. Pero el daño ya está hecho, y vivimos la consecuencia de dicho coctel de culturas, que no ha amainado ni se ha estabilizado desde ese tiempo hasta este, vivimos sin respeto, ni por la naturaleza, ni por los recursos y mucho menos por nuestros prójimos y sus vidas.

Cada vez resulta mas evidente la necesidad que tenemos por dicha estabilización, desde guerras tan increíbles como una por la canela hasta otras mas dicientes como por recursos minerales ( oro, esmeraldas, petróleo ) se han librado por nuestra nueva raza sin que hayamos sido capaces de defender ni los territorios ni los recursos, siendo esta razón, fundamentalmente, el motivo de nuestro estancamiento ideológico, comercial, político, ya que los muchos intereses que se generan por dichas riquezas hacen emerger disputas, que disfrazadas de diferente índole ( racial, cultural, geográfica ) busquen encasillar y encastillar, personas, territorios, culturas, para evitar que influencias progresistas regeneren el tejido social golpeado por dichas acciones y busquen una salida de conveniencia general.

Dichas fuerzas oscuras siempre han sido externas a nuestro medio, que solo buscan alimentar odio y divisiones para su beneficio, aportando a ambos lados del conflicto su doble moral y sus recursos armamentísticos o en caso de no lograrlo buscan una razón para una intervención armada, política y cultural.

Es bien conocido su emblema imperialista de barras y estrellas, no bien han generado un rencor y desconfianza de “todos contra todos” nuevas genealogías humanas han sido un poco más sabias, ya que se ha buscado otro enfoque diferente, basado en el conocimiento que antes era restringido, que probablemente refuerce ciertos fuegos de guerra, que no serán muy fuertes, pero que a largo plazo revestirá con otros prados “la nueva tierra”, esa prometida de igualdad y orden.

Solo cuando nos demos cuenta que nuestras riquezas físicas no son una maldición, sino una herencia de aquellos que desaparecieron hace mas de 500 años por una invasión, pero de los que tenemos aun presentes en nuestro mapa genético, solo en ese momento, con el respeto inicial y con la inquietud de trascendencia, seremos más personas y humanos, tendremos mas de humanidad, que aquellos que la promulgan con devastación.

1 comentario:

german chapeta dijo...

Enuncie su nombre y apellido
Señale la Tesis, los argumentos pedidos y la conclusión. Utilice subtítulos